Carabela Portuguesa o Physalia Physalis

Fotos Medusa Carabela

Como es la medusa Carabela Portuguesa


Con apariencia de las medusas comunes, la carabela portuguesa es en realidad un organismo colonial cuyos individuos se especializan para mantener viva la colonia. Se trata de una agrupación de hidroides que se dividen el trabajo: el neumatóforo (parte que flota o vela), los gastrozoides (digestión), dactilozoides (detección y captura de presas, y defensa) y los gonozoides (se ocupan de la reproducción).

La Medusa carabela portuguesa está formada por una vela gelatinosa de entre 15 y 30 cm4 que le permite recorrer los océanos impulsada por los vientos, las mareas y las corrientes marinas, mientras que del cuerpo central cuelgan numerosos tentáculos que le sirven para atrapar a sus presas y que extendidos puede llegar a medir hasta 50 metros, aunque normalmente tienen una extensión de unos 10 metros.

Estos tentáculos están provistos de cápsulas urticantes denominadas cnidocitos que pueden paralizar a un pezgrande y afectar seriamente al ser humano. Estas cápsulas, ante el estímulo apropiado, liberan un filamento hueco espiralado de un único uso llamado nematocisto, que puede ser de distintos tipos: simples ventosas, prolongaciones largas de los tentáculos que se enrollan alrededor de la presa, y púas o espinas que pueden inyectar una toxina proteínica que paraliza a la presa.

Los tentáculos de la medusa carabela tienen por objeto envolver a las presas e introducirlas en la boca hasta la cavidad gastrovascular.

Reproducción de la medusa Carabela Portuguesa


El periodo de reproducción de la carabela portuguesa es más común en el otoño. Las Physalia Physalis se dividen en hombres y mujeres. Los gametos están formados por los gonozoides y se arrojan al agua. El esperma de una colonia se une con el óvulo de otra colonia. Physalia physalis también se reproduce por asexualidad, división mitótica o brote.

Como es la Medusa Carabela Portuguesa
Medusa Carabela Portuguesa

Como se Alimenta la medusa Carabela Portugesa


La carabela portuguesa es un carnívoro. Con unos tentáculos venenosos, atrapa y paraliza a su presa. Por lo general, captura pequeños organismos acuáticos como peces y plancton.

Como depredadores están las tortugas boba y de carey, ya que su piel es demasiado gruesa para que el veneno de la picadura les afecte. La babosa de mar Glaucus atlanticus, también se alimenta de la carabela portuguesa, al igual que el caracol violeta Janthina janthina.

Por su parte, el pulpo manta es inmune al veneno de la Carabela portuguesa, e individuos jóvenes llevan tentáculos de Carabela portuguesa, presumiblemente con fines ofensivos y/o defensivos.

La dieta principal del pez luna consta de medusas, pero también puede incluir ejemplares de carabela portuguesa.